El hombre del brazo de oro, de Otto Preminger (1955)

Adaptación de una novela de Nelson Algren.

Dos son las razones musicales para ver esta película además de las puramente cinematográficas. En el papel protagonista, Frank Sinatra como batería de jazz que sale de la cárcel y busca desesperadamente trabajo, mientras sufre una terrible adicción a las drogas. Burlando la censura del momento, es una de las primeras películas en tratar el tema, incluyendo una  impactante escena donde Sinatra se aísla para superar el síndrome de abstinencia. Dentro del jazz, la drogadicción estaba muy extendida en particular la heroína. (el mismo Sinatra fue adicto y traficante)

El segundo elemento clave es la banda sonora de Elmer Bernstein, con sonoridades plenamente jazzísticas que contribuyen a describir mejor el ambiente suburbial del Chicago de la época. Una línea compositiva que seguirán otras bandas sonoras de esta década y la siguiente.

Una película donde la música no parece estar en primera plano, pero que sin duda ayuda enormemente a definir el ambiente.

 

 

Author: Jorge de la Torre Sanz

Director del Instituto de Música Online. Pianista, Compositor y Director Musical.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.