Si no eres rico, es porque no quieres

La música te ayuda a liberarte de tus miedos y te permite conocerte mejor.

Compartirla con otros músicos es una gran recompensa.

Tocar un instrumento te ayuda a ser constante.

 

Estas y otras mandangas calvinistas las hemos escuchado mil veces. Se parece a lo de Lo importante es participar; frase destinada a todos los cojitrancos de motricidad nula que calentábamos banquillos en cualquier deporte que participáramos.

Jimmy Witherspoon.
¿Lo conocéis? ¿No?
¡Pero si es el bajista de Floading Wheeps que grabó una maqueta en 1976 que no compraron ni sus padres por miedo al contagio!
Él se conoció a sí mismo y participó…y vivió toda su vida trabajando en el Mc Donalds por un sueldo miserable.

Resumiendo:

Si alguien aprende a tocar la guitarra, la trompeta, o escribe letras de canciones no es solo por amor al arte. Es para vivir bien de ello. Y si es posible, para vivir muy bien de ello. Incluso, para vivir obscenamente bien de ello.

Sé lo que pensáis.

-Dr Terwilliker, eso no es tan fácil. Si no, lo haría todo el mundo.

Maaaaaal. Eso es porque no buscáis en la dirección adecuada. Terwilliker Sensei os mostrará el camino.

Irving Berlin.
¿A este lo conocéis? ¿No?
A él no le importaría. Él sería feliz con tal de que hubierais comprado alguna de las versiones de White Christmas de las que él cobraba los derechos mientras se ventilaba Bloody Mary’s en la piscina de su mansión de Sunset Boulevard.

Este fabricante de hits de Broadway de comienzos del siglo XX nos dejó sus secretos para hacerse rico componiendo canciones. Fijáos que el término calidad no aparece por ningún lado. Por lo tanto, estamos todos invitados. Barra libre.

 

Ahí va el decálogo de nueve puntos para convertiros en hedonistas asquerosamente ricos:

  1. La melodía debe de estar musicalmente dentro del rango medio del cantante medio público…
  2. El título, que debe de ser simple y fácilmente recordable, debe de estar “plantado” de manera efectiva en la canción. Debe de ser enfatizado, acentuado una y otra vez, a través de las estrofas y estribillos…
  3. Las ideas y el vocabulario deben ser apropiados para hombres y mujeres, para que ambos sexos quieran comprarlo y cantarlo…
  4. La canción debe de ser interesante para el corazón [pathos], incluso si es una canción cómica…
  5. La canción debe de ser original. El éxito no se alcanza intentando imitar la idea general del gran éxito del momento…
  6. La letra debe de tener ideas, emociones y objetos conocidos por todos…
  7. La letra debe de ser eufónica- escrita en palabras fácilmente cantables y frases, en las cuales haya muchas vocales abiertas…
  8. Tu canción debe ser perfectamente simple…
  9. El compositor debe mirar su obra como un negocio…

Pero si esto os parece demasiado difícil, siempre podéis bajar el listón y tener de modelo La macarena, las canciones de Georgie Dann, o lo que sale por la boca de Enrique Iglesias (si a eso le queréis llamar cantar adelante, pero es como denominar Democracy friendly a Trump), todos ellos odiosamente ricos.

Como podéis observar, si lo hacéis bien podréis cambiar de amistades como hizo él y dejar a vuestros amigos. Son buena gente, lo sé, pero son más feos que los famosos. Eso…es así.

Mucha suerte y recordad que si os hacéis ricos con vuestros temas, no olvidéis enviar un 25% de las ganancias a la cuenta ES43 3765 383766 7266878 6666 en concepto Jubilación Seychelles Terwilliker.

Author: Dr. Terwilliker

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.