Bird, de Clint Eastwood (1988)

Película que narra la vida de Charlie Parker, saxofonista que revolucionó el mundo del jazz poniendo en marcha un nuevo el estilo, el bebop, que implicaría cambios drásticos en la historia de esta música.

El director, melómano confeso, amante del blues y del jazz dedicó esta película a todos los músicos. Y a pesar de ello no se trata de una historia edulcorada del que fue saxofonista de referencia en la época.

En el retrato que de él hace, se alternan sus inquietudes musicales –como el interés por la música de Stravinsky- , sus relaciones con los demás músicos (sobre todo con Dizzy Gillespie) y los dueños de locales y sellos discográficos, la difícil convivencia con su mujer e hijos o sus internamientos en sanatorios por problemas de salud. Y todo ello condicionado por su adicción a la heroína y el alcohol que marcó su comportamiento en todos los aspectos de su vida.

Vemos un personaje complejo, lleno de contradicciones, genial en lo musical y desastroso en lo personal, capaz de cambiar el rumbo de toda una música a pesar de sus adicciones.

También te puede interesar:

Author: Jorge de la Torre Sanz

Director del Instituto de Música Online. Pianista, Compositor y Director Musical.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + dieciseis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.