El violín rojo, de François Girard (1998)

The red violin

Un instrumento, un violín excepcional rematado con una característica capa de barniz rojo, es el protagonista de la película.

La narración alterna cinco  historias diferentes, sucedidas en otras tantas ciudades: Cremona, Viena, Oxford, Shangai y Montreal. El punto de partida –y de llegada- será la subasta del violín, en el momento actual..

Cada poseedor vivirá circunstancias únicas si bien lo sucedido en determinadas ocasiones parece tener eco en momentos posteriores. Como si el violín tuviera memoria de lo acontecido.

Asistimos al relato alternado de las diferentes historias con el hilo conductor continuo de la música.

El autor John Corigliano compuso una música que le valió el Oscar a mejor banda sonora. Eligió una sonoridad clásica marcada por el instrumento de cuerda solista, pero que no podemos adscribir a ninguna época concreta y en ello reside su mérito, pues la escuchamos como leitmotiv en los diferentes siglos y en todos ellos se acopla perfectamente con la imagen.

Una historia entretenida y un ejemplo de ensamblaje entre música e imagen.

También te puede interesar:

Author: Jorge de la Torre Sanz

Director del Instituto de Música Online. Pianista, Compositor y Director Musical.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.