Fama, de Alan Parker (1980)

Fame

Es difícil valorar, a día de hoy, el impacto que pudo tener esta película en pleno año 1980, pero lo que está claro es que debió de ser algo completamente contemporáneo y al día.

Y lo que es seguro, es que los realizadores que la han visto desde entonces, han tomado nota de cómo conseguir una narración dinámica cuya velocidad tan solo se detiene para insertar los vídeos musicales. Resulta casi imposible no encontrar esa chispa de Fama en casi cualquier cinta musical posterior que buscara el éxito masivo.

La presentación de la historia con el casting de los participantes mediante flashes y elipsis es un ejemplo casi perfecto de cómo avanzar y eliminar minutos farragosos de una historia y quizá de no incidir en la psicología de los personajes que casi nunca abandonan su fuerza como estereotipos, pero a buen seguro que la preocupación de Parker fue siempre encontraron un ritmo ágil, casi podríamos decir que un ritmo pop para una historia pop de música pop.

Y eso sin duda fue lo que la convirtió en un fenómeno de masas y en la inspiración principal del concepto tras los concursos de «talento» tipo American Idol y sus secuelas como Operación Triunfo, La voz…

Una escuela como lugar en el cual estudiar junto a compañeros la vocación de tu vida es un sueño para la mayoría de artistas. El concepto de competición duro en el que superar las dificultades castrantes de profesores amargados (véase cantantes de éxito pasado) dejando de lado a tus compañeros como si de una jungla se tratase…es otra cosa bien diferente. Y parece que esto se ha asumido como el sitio natural en el cual se gestan los artistas.

Evidentemente Parker no es culpable de todo esto esto si bien es claro que en Fama ya se encuentran muchas de las líneas generales de este concepto. Después de todo, comenzaban los 80 y en breve Reagan sería elegido presidente.

Así que si podéis obviar todo esto (o si simplemente creéis que es un desvarío o no estáis de acuerdo) podréis disfrutar de una narración iniciática con un ritmo increíble y grandes momentos musicales, destacando Irene Cara que se marca un par de momentazos que redondearía años después en Flashdance. ¡Normal que nadie quisiera parar de bailar en aquellos años!

También te puede interesar:

Author: Jorge de la Torre Sanz

Director del Instituto de Música Online. Pianista, Compositor y Director Musical.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.